ENAMORADO

Cuando escuchamos o leemos la palabra enamorado/a, lo primero que nos viene a la cabeza es una pareja de 2 personas, de las cuales una parte siente atracción, pasión, ilusión o como una especie de hechizo que afecta incluso a la toma de decisión de esta. Cambiando su carácter, influyendo en su enfoque de la vida, prioridades incluso en sus valores.

Este estado de apasionamiento por algo concreto no tiene por que ser como consecuencia de la existencia de otra persona, ni siquiera tiene que haber reciprocidad en los sentimientos o emociones.

El ser humano tiene una capacidad infinita de AMAR y de hacerlo de forma incondicional, aunque los condicionamientos de la mente nos separan de este estado ecuánime y compasivo.

Estar ENAMORADO es un estado emocional que llega cuando todo lo que te rodea es maravilloso y perfectamente bello, siempre desde una percepción subjetiva de la mente claro está. Cómo se consigue esto y para qué queremos estar enamorados???

Muy sencillo, se puede conseguir de 2 maneras distintas:

1- Concentrando nuestro foco en lo que nos apasiona gusta, “atrae” o deseamos con especial fuerza. De esta manera todo lo demás deja de existir para nuestra mente. Si la concentración tiene una capacidad es la de aislamiento. Si enfocamos nuestra atención cada minuto de nuestro día, cada día de nuestra semana y cada semana del mes en aquello que nos apasiona, la vida se convierte en algo maravilloso.

Esta opción tiene contraindicaciones y tienen que ver con la elección del foco, si este es externo a nosotros y su percepción no depende de nosotros mismos, puede que en algún momento, lo que veamos no nos guste tanto.

Aquí entran las expectativas, hay veces que lo que percibimos es solo la idea que nos hemos hecho de lo que realmente está pasando o de aquello de lo que me he enamorado.

Si no se cumplen las expectativas generadas, llegan las decepciones, y aquello en lo que hemos puesto el foco comienza a cambiar de color, el enamoramiento comienza a diluirse y la percepción de la vida en general se tiñe de gris mientras conseguimos cambiar de foco y percibir la vida desde otro prisma, para recuperar la percepción global y positiva que todos deseamos de la vida.

Ejemplos de este tipo de enamoramiento puede ser:

  • Otra persona que cuando no es o hace lo que queremos deja de ser quien creíamos que era y nos decepciona.
  • Un lugar al que acudo cada vez que quiero sentir una emoción particular. Ese mismo lugar con vivencias no tan satisfactorias nos dará otra perspectiva y nos desencantará. Aunque en este caso suelen ser lugares con un alto nivel de impresión mental sobre todo en la niñez y que son difíciles de cambiar en el futuro.
  • Objetos: Se puede estar enamorado de un coche, una casa, una bicicleta o un reloj. Son una especie de fetiches con los que nos identificamos y con los que tenemos una relación especial. Sin ellos puedo sentirme algo vacío.
  • Animales o plantas: Relacionarse con la naturaleza de esta forma tiene que ver con la inteligencia naturalista y puede llegar a producir los mismos efectos de enamoramiento que hacia una persona.

2- La segunda opción que os propongo es la más difícil y la más ecológica porque no tiene daños colaterales.

Se trata de dar valor a todo lo que eres y te rodea, ver la vida como un mágico regalo y cada situación como un aprendizaje.  Puede parecer muy utópico pero deja de serlo cuando lo experimentas. Para llegar a un estado de aceptación y agradecimiento tal, debes practicar el desapego de la mente y sus procesos mentales, ya que para ella nunca es suficiente, y aunque intentes entenderlo o crearlo mediante los mecanismos de imaginación, tu subconsciente no comparte este enfoque y rápidamente volverá a tomar el control, llevándote a la comparación y la percepción de la vida a través de los miedos.

Estar enamorado del Sol y la luna, del frió y el calor, de la alegría y la tristeza, del mar y la montaña, de tu cuerpo y el de los demás, de tu ser y tu presencia. No se trata de dejar de pensar si no más bien comenzar a sentir desde otro lugar que no es la mente. Comenzar a ver más allá de las apariencias y condicionamientos de la mente.

Te animo a que sonrías sin más, y que sientas que todo está bien, que confíes en que todo está bajo control y que es perfecto tal y como es.

Poco a poco comenzarás a sentir este enamoramiento del que te hablo, enamorado de todo lo que eres y lo que te rodea, siempre, sin expectativas, simplemente por su existencia, por que la vida es magia tal y como es, en el formato que se manifieste, aunque recibas rechazo sigue siendo perfectamente mágica.

Enamórate de tí , enamórate de la vida, tú vida.

Levanta la cabeza y sonríe. 🙂