Son muchas las teorías, los estudios, filosofías y autores que hablan de la mente, la consciencia, del subconsciente, el supraconsciente, incluso de la no existencia real de esta vida, lo que en Yoga se llama Maya o algunos llaman Matrix.

Hoy no quiero entrar a cuestionar ninguna de todas estas formas de pensar y sí os invito a reflexionar conmigo una visión integral de todas ellas al mismo tiempo, recogiendo desde mi propia experiencia las enseñanzas y conocimientos de estas filosofías y ciencias.

¿Donde reside la mente sabia?

Mi pregunta es ¿Donde reside la mente sabia?, no me refiero a la mente del conocimiento, eso es memoria pura y capacidad de acceder a ella.

Con mente sabia me refiero a una Nueva Mente, una mente que sólo el ser humano ha desarrollado y que tiene cualidades extraordinarias.

La mente es energía-información y tiene la cualidad de vibrar en diferentes frecuencias dando como resultado estados emocionales concretos y cualidades más o menos evolucionadas.

Nuestro cerebro es siempre el mismo, pero no nuestra mente. ¿Comprendes?

Tenemos la capacidad de entrenar nuestra mente para acceder a estados superiores de consciencia, que nada tienen que ver con las inteligencias ni las habilidades ejecutivas del cerebro.

Me refiero a una Mente Nueva, una mente que no tiene las cualidades de la antigua mente, una mente luminosa que todo lo ve y todo lo sabe, una mente abierta, calmada e inalterable.

Esta Nueva Mente sigue siendo mente porque sigue existiendo pensamiento racional y crítico, aunque su naturaleza, su vibración o textura es otra.

Nuestra mente burda o normal, vive en la dualidad de lo bueno y lo malo, lo agradable y lo desagradable, lo peligroso y lo adaptativo. Es en este formato del miedo en el que vivimos con el fin de salvar nuestra vida y nuestra existencia como especie.

Cuando meditamos y entrenamos la consciencia testigo, desapego, impermanencia, aceptación o la espaciosidad, estamos realmente dando lugar y espacio a esta Nueva Mente para que se exprese, ya que estas son sus principales cualidades.

Una mente libre del miedo es una mente sabia, una mente infinita, sin límites.

La estructura de nuestro cerebro conceptual de las formas y las palabras, acota y empequeñece nuestra visión de la vida, generando dudas y un pensamiento limitado por estos mismos conceptos.

Una mente nueva, libre de las ataduras y carcasas rígidas de los conceptos e ideas, es posible y es entrenable. 

No hablo de dejar de pensar como antes, hablo de acceder a una versión actualizada de nuestra mente, nuestro software, una versión más ágil, segura e ilimitada. ¿Imaginas?

Esta Superconsciencia puede ser un estado de la mente y como tal sería susceptible a ser condicionada y alterar su estado para volver a estados anteriores de consciencia conectados con el miedo.

Entrenar esta Nueva Mente es conectar con la sabiduría que siempre estuvo en nosotros, fuera del conocimiento y la información limitada.

La sabiduría es la calma de Saber, lejos de la limitación del conocer.

Accedemos a esta Nueva Mente cuando tenemos un Insight o cada vez que nos damos cuenta de algo por nosotr@s mism@s y aprendemos una lección que nunca se nos olvidará, eso es sabiduría.

No es que algo haya entrado en nosotros, es simplemente que hemos conectado el conocimiento con la sabiduría en nosotr@s, abriendo una puerta, conectando esa idea o concepto entre la mente normal y la Nueva Mente, de forma que nuestra vida se alimenta de esa fuente infinita de sabiduría que ya existe en nosotr@s y que simplemente, con nuestras experiencias, vamos dejando salir y conectando con nuestro consciente normal.

Cuando conectamos con esta Nueva Mente, conectamos con la sabiduría misma, con la información ilimitada del universo, esto sería un estado de realización o iluminación cuando se vuelve estable. Mientras, podemos rozar la luz de esa Superconsciencia y tener experiencias sabias, luminosas y sobre todo serenas y llenas de calma, porque si algo trae la sabiduría es confianza y quietud.

Medita y permite que todo sea tal y como es, sin querer llegar, sin buscar, sin querer ser otra cosa que lo que ya eres.

La Nueva Mente brillará cuando ames lo que eres, cuando abraces lo que percibas y cuando honres la vida como un regalo a cada instante. Y todo eso ya ES, no tienes que recibir, aprender, esperar, conocer nada que no sea YA, Ahora.

Tu eliges, solo hay un precio que pagar:

Soltar la idea de tí mism@

Gracias por tu tiempo, me encantaría que compartas tu pensamiento sobre este texto.

Saludos y abrazos.

Alberto Escobar